Previo a su lanzamiento, te comentamos nuestros primeros pasos en ‘Ghostwire: Tokyo’ [ADELANTO]

‘Ghostwire: Tokyo’ es el nuevo proyecto de Tango Gameworks, estudio japonés creado por Shinji Mikami allá por el lejano 2010. Si bien en su corta historia solo nos habían regalado obras de terror muy entretenidas, esta vez dan el salto al género de acción, pero sin olvidar su identidad.

Así es como nace ‘Ghostwire: Tokyo’, una aventura en primera persona que combina muchas características vistas en los juegos del estudio y elementos del folklore japonés. En este adelanto hablaremos del arranque del juego y de sus dos primeros capítulos. Como su nombre lo indica, ‘Ghostwire’ se desarrolla en una Tokio desolada por una extraña niebla donde todos los habitantes desaparecen, menos ‘Akito’, nuestro protagonista. 

‘Akito’ logra sobrevivir a este suceso gracias a la ayuda de ‘KK’, un detective con poderes sobrenaturales y que es pieza fundamental para lograr cumplir la misión de cada uno. Estos dos capítulos sirven como introducción al universo, a su mitología, a  la definición de personajes y sus motivaciones. Cada uno tiene una razón muy diferente  por la cual  luchar y su relación es la que mueve la trama mientras logran entender la motivación del villano de turno. 

La historia comienza muy rápido y no pasará mucho tiempo hasta que tengamos nuestras primeras habilidades: los tejidos etéreos de viento, agua y fuego. Estos poderes tienen un efecto diferente con los enemigos y al combinarlos correctamente con otros objetos, harán la diferencia a la hora de acabar los retorcidos enemigos. Invito a jugar el preludio, que está disponible gratuitamente y que ayuda a definir su universo y algunos personajes, antes de que empiece la aventura principal. 

En este pequeño adelanto quiero tocar dos temas puntuales: La ambientación y los enemigos. Tokio es una ciudad preciosa y la recreación se siente muy orgánica y pegada a la realidad. Que ‘Ghostwire’ sea un juego en primera persona no solo ayuda a apreciar mejor los detalles de la ciudad, sino que hace contraste con la imagen que tenemos de la urbe japonesa. Desde la saga ‘Yakuza’ o ‘Judgment’, no había sentido una ciudad japonesa tan bien recreada. 

Japón es famoso por la gran cantidad de gente que se concentra en puntos icónicos de interés mundial (Akihabara, por ejemplo) y justamente este es el punto inicial de nuestra aventura. Ghostwire logra hacer que te sientas solo en un lugar que culturalmente es muy concurrido y ese es un punto muy a favor. 

Si bien hay diversos fantasmas o entidades que sirven como ‘NPC’ en toda la ciudad, otro de los puntos a favor es el diseño de los enemigos. Todo Tokio está lleno de seres sacados de las principales leyendas urbanas de la ciudad. Un ejemplo de mis enemigos favoritos es la representación de Kuchisake Onna, espectro que cuenta con un tapabocas para cubrir una enorme cicatriz que cubre casi toda la cara, que fue el terror de muchos niños en Japón y obligó a los profesores a acompañar a los alumnos a sus casas debido al miedo ya que, dice la leyenda, si te encontraba, te cortaría la boca igual que ella con unas tijeras. Ejemplos como este están repletos en todo el juego y no hacen más que ser un motivo para introducirse en este universo.

‘Ghostwire: Tokyo’ no está diseñado como un juego de terror, pero eso no quiere decir que no sea terrorífico. Desde sus sensaciones jugables hasta el diseño de enemigos, este juego conserva toda la identidad del estudio japonés y demuestra que estamos ante un título fresco, con una historia interesante y que no teme perturbarte desde sus primeros minutos. Los capítulos iniciales no hacen más que aumentar el interés por la historia, la tensión, sus personajes y sus pesadillas. Bienvenidos a Tokio.

Carlos ´ Nech´ Porras

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *